Idiomas:

Democracia nacional


Hacia una patria realmente libre y democrática.

Izquierda a Debate

1. La tercera vía o centrismo político en Cuba.

2. Las consecuencias económicas del presidente.

Paz para el mundo, No a la guerra.
Colón visto como Valor. 05/06/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática.
No seamos soquetes. 02/06/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática. Fin de una era. 30/05/2017
Panamá primero. 30/05/2017
Comunicado Ligia Arreaga.
Recordando a mi viejo. 25/05/2017
Solidaridad como alma entre los pueblos. 25/05/2017
Foto de internetAdiós al defensor de los obreros. 24/03/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática.
Reflexiones autocriticas.24/02/2017.
La crisis y los militares I. 24/03/2017
Panamá soberana
Edificar el futuro. 24/03/2017
Hasta la victoria siempre. Compañera Nancy Martinez: El significado del 8 de marzo hoy. 09/03/2017
Constituyente originaria, ¡Ya!. No puedes faltar. 08/03/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática.
Realidades. 08/03/2017
El Centralismo Democrático y su vigencia
Lecturas libres: El Centralismo Democrático. 03/03/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática.
Invertir en el futuro. 03/03/2017

Editorial.

El cepo de Ngöbe Bugle y el espanto oligárquico.

Paz para el mundo, No a la guerra. Por las diferentes formas de los medios de la información social se ha hecho una ofensiva para crear un histerismo colectivo en el pueblo por la práctica del Cepo en la comunidad indígena Gnobe Bugle.

Si vamos hablar del salvajismo del Cepo mucho más salvaje es el sistema carcelario, concebido por el orden oligárquico que impera en Panamá.

Realmente, la intención de la campaña contra esa práctica indígena de justicia desde abajo y directa es otra muy distinta y no necesariamente por cruel.

Ante el desastre social que vive actualmente nuestra comunidad nacional y en el que el pueblo se siente frustrado y desesperado, cada día más, y la incapacidad que se incrementa en el liderazgo político del sistema oligárquico decadente, ha ido creando un terreno fértil para que brote, desde abajo, una justicia directa de las masas.

Los intereses que detentan y ostentan el poder en el sistema, político panameño, son altamente sensibles ante la práctica del Cepo, porque para ellos sí está claro que ese método popular en las condiciones actuales es un paradigma muy peligroso que puede quebrar la mansedumbre, de repente, del pueblo panameño.

Es la larga ruta recorrida por la hoy sociedad panameña, hay muchos antecedentes ejemplares que no hacen un exabrupto el hecho que el pueblo emerja su propia modalidad de justicia social. Desde que se inició la conquista de lo que hoy se llama el continente americano, encabezado por la corona española, varias tribus indígenas que poblaron el istmo, soberanamente decidieron de llegar hasta el exterminio ante de aceptar la colonización española.

Lo mismo sucedió con los negros importados de África para esclavizarlos en Panamá y tomaron la decisión soberana a nivel de los esclavos, enmontañándose creando su propia liberación, conocida como cimarrón.

Estas prácticas y experiencias hicieron antecedentes al desarrollo de nuestra comunidad social, tomando las formas de cabildos abiertos de liberación popular ante las decisiones históricas. Así se decidió separarse de España en el siglo XIX y anexarse voluntariamente a la Gran Colombia, a mediados del mismo siglo, el pueblo chorrerano se reunió en cabildo abierto y decidió desafectar las tierras latifundistas de su espacio y convertirlas en tierras ejidales. Esta decisión soberana del pueblo chorrerano provocó la incursión del ejército colombiano acusándolo de comunista.

Hubo otras experiencias más recientes como el rechazo de los tratados Filós-Hine en 1947, impuesto por el pueblo a la Asamblea Nacional de ese momento. En 1952, en Santiago de Veraguas, hubo un Cabildo abierto, donde el pueblo obligó a la Guardia Nacional a replegarse a sus cuarteles tomando, esa asamblea popular la administración y dirección, por varios días de la ciudad. El enfrentamiento popular el 9 de enero de 1964, después de la agresión yanqui por las tropas del Comando Sur norteamericano y sus autoridades administrativas, desde el territorio colonial de la Zona del Canal, el pueblo de las provincias de Panamá y Colón, decidieron, espontáneamente, enfrentar violentamente al agresor y paralizar todo el país unánimemente tras la consigna de “Fuera los gringos de la Zona del Canal”.

Como ese paro no podía ser eterno, el pueblo decidió reemplazarlo por una especie de cabildo que se llamó el congreso de la soberanía. En ese congreso se deliberó unánimemente la expulsión de los gringos y liberar el territorio de la colonia zoneita y despropiar el Canal.

Este Congreso con deliberación de todo el pueblo panameño decidió, desde abajo liberar la Zona del canal y nacionalizar el Canal. Los gringos junto con la oligarquía negociaron, aparte, un proyecto de tratado que era un cambalache, consistente en que nos devolverían la Zona del Canal junto a la devolución de la propiedad del Canal a cambio de entregarle una franja interoceánica en el Darién para construir un canal a nivel y además se le cediera un espacio para instalar una base militar.

La decisión desde abajo, del Pueblo prevaleció obligando a la Asamblea, después que había sido ocupada por la marcha del hambre desde Colón, a rechazar los 3 en 1. Así el país entro en una crisis de poder, provocándose Golpe de Estado, autoritario, de derecha, del 11 de octubre del 1968.

Hoy nos encontramos con el dilema de si la solución de la crisis política que se incrementa va a surgir desde arriba, o brota desde abajo con un cabildo popular deliberante. Este dilema es el mensaje que está mandando el Cepo indígena y que conmueve a la opinión pública.

Rubén D. Souza B.

Web Master