Idiomas:

Izquierda a Debate

1. La mente criminal del corrupto.

2. José Renán Esquivel.

Constituyente originaria, ¡Ya!. Ambiente, agricultura y tecnología. 11/11/2014
Tomado de La voz del Sandidismo
MOVIMIENTO DE RESISTENCIA DEL TABASARÁ (MRT). 28/10/2014
Panamá libre y soberana.
Se instala el Frente Nacional por la Asamblea Constituyente Originaria. 28/10/2014
Comunicado de la SPMG a sus bases.
El PAN, la Corrupción, la Contraloría y las Candidaturas. 28/10/2014
El socialismo es el presente y el futuro.
El régimen alimentario de Panamá: La dependencia. 23/10/2014
Por la construccion de un estado de democracia nacional.
La causa justa. 22/10/2014
Tomado de La voz del Sandidismo Cuando no se tengan más subsidios… ¿qué? 15/10/2014
Tomado de La voz del Sandidismo
Comunicado de COMENENAL. 15/10/2014
Detengan la represión contra el pueblo. La justa lucha de los buhoneros. 15/10/2014
Detengan la represión contra el pueblo. Fuerzas populares se reunen en La Hacienda para discutir la situación nacional. 15/10/2014
Detengan la represión contra el pueblo. Educación, ciudadanía y ambiente. 09/10/2014
Comunicado de la SPMG a sus bases.
¿Cien días de palidez? 09/10/2014
Democracia nacional
Solidaridad con le pueblo y el gobierno Venezolano. 07/10/2014
Panamá libre y soberana.
¿Por qué luchamos los Tomasitos? 07/10/2014
Detengan la represión contra el pueblo. Comunicado al País. 05/10/2014

Ambiente, agricultura y tecnología.

Por: Juan Jované.  11 de noviembre del 2014.

Reunión con ministro de gobierno y justicia.Uno de los grandes problemas que la humanidad debe resolver en el plano de la producción agropecuaria y, por tanto, de la sostenibilidad de su alimentación se relaciona con su interrelación dinámica con el ambiente. El problema radica en que el paradigma tecnológico del régimen alimentaria globalizado de las grandes corporaciones, que corresponde a la intensificación agrícola caracterizada por el monocultivo, la mecanización, el uso intensivo de insumos químicos, el derroche del agua, sostenido en la idea de una abundancia perdurable de la energía fósil, la presencia de fuentes inagotables de agua, así como del supuesto de que el clima no cambiaria, está generando, hoy muestra claros signos de agotamiento.

Entre los efectos de dicho régimen alimentario y sus formas tecnológicas se puede mencionar, para comenzar, su tendencia a la erosión y desertificación de los suelos, que genera que cada año se pierdan en el mundo cerca de 1.5 millones de hectáreas. Así mismo, se trata de un modelo que impulsa importantes procesos de desforestación. De acuerdo con la información disponible se desforestan cerca de 14 millones de hectáreas por años, siendo la actividad agrícola la responsable de entre el 80% y 85% de estos procesos. A esto se debe agregar que la actividad agrícola utiliza cerca del 70.0% del agua dulce disponible, lo se realiza en una forma no sostenible, que lleva a que la extracción de la misma supere cada año en 160,000 millones de metros cúbicos a la capacidad de alimentación natural de los acuíferos.

Desde la perspectiva de la contaminación se puede señalar que la tecnología de la mal llamada revolución verde, genera importantes procesos de contaminación de las tierras y las aguas, por el uso de fertilizantes y plaguicidas químicos industriales, que provoca, entre otras cosas, el fenómeno de la eutrofización y la consecuente aparición de las llamadas zonas muertas en el mar. También se debe tener en cuenta, dada la importancia de los fenómenos vinculados con el calentamiento global, que la agricultura industrial contribuye con entre el 25% y el 30% de las emisiones de gases invernadero a nivel global.

A todo esto se debe agregar que los monocultivos genéticamente homogéneos ya cubren el 80.0% de la tierra cultivable del planeta, afectando la biodiversidad necesaria para el buen funcionamiento de la agricultura. Los cultivos transgénicos, por su parte, profundizan esta situación, apuntando hacia un aumento del uso de pesticidas como consecuencia de la evolución acelerada de la “súper malezas” y la aparición de insectos plaga resistentes.

Aún cuando el valor de la naturaleza sea prácticamente inconmensurable, es decir imposible de valorar en términos monetarios, los ejercicios de valoración pueden tener un cierto sentido ilustrativo Es en este sentido que vale la pena destacar que, de acuerdo a investigaciones recientes, señalan que el costo anual de las llamadas externalidades ambientales vinculadas con la agricultura tienen un costo anual de entre 1.5 a 2.0 miles de libras de esterlina. Por su parte en Esta Unidos los costos anuales de este tipo de fenómenos podrían estar alcanzando los 13.0 mil millones de dólares.

Es importante preguntarse cuál es la cusa de que se mantenga, pese a sus resultados, el actual paradigma tecnológico en la agricultura. La respuesta está en la propia lógica del sistema. En efecto, estamos, en primer lugar, frente a un sistema cuya lógica es maximizar sus ganancias y utilizarlas en un proceso interminable de acumulación de capital.

En esta circunstancia el modelo tecnológico está diseñado para optimizar las ganancias, utilizando de manera gratuita e insostenible los recursos y los sumideros de la naturaleza, sin reconocer absolutamente ningún costo por el efecto destructivo que esto tiene. Es decir que las grandes corporaciones promueven un estilo de agricultura que genera inmensos costos que no son reconocidas por las mimas, de manera que son cargados –externalizados dirían los técnicos – sobre la población. A esto se debe sumar que este estilo de desarrollo genera un enorme mercado para las maquinarias, los insumos contaminantes, las semillas transgénicas y otros insumos y tecnologías no sostenibles producidas y vendidas por las mismas. Se trata, entonces, de una clara contradicción entre un modelo depredador y los intereses de la humanidad.

La salida a todo esto es la construcción de nuevo paradigma, que tendría como base en la producción local, los pequeños productores, la seguridad y soberanía alimentaria, así como la aplicación de los principios de la agroecología. La edificación del mismo pasa, sin embargo, por un profundo cambio productivo, económico, social y político en nuestras sociedades, entendido como parte del proyecto de una nueva civilización sostenible.


Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master