Idiomas:

Izquierda a Debate

1. Varela y la descentralización.

2. Todo sea por la gloria institutora.


Detengan la represión contra el pueblo.
Panamá: Isla mágica y tierra firme, istmo y continente, pasado y futuro, canal y puente. 29/07/2015
Por un estado de democracia nacional Declaración de Santiago. 29/07/2015
Comunicado de la SPMG a sus bases.
La prensa encadenada. 27/07/2015
Panamá soberana
Hay que detener la actividad de la empresa Panam Generating. 21/07/2015
Río revuelto. 20/07/2015
Foto de internet Solo pongo aquí mi humilde criterio y manera de ver la realidad. 20/07/2015
Constituyente originaria, ¡Ya!. Solidaridad con los trabajadores y trabajadoras de Cervecería Nacional. 15/07/2015
Tomado de La voz del Sandidismo
Cervecería Nacional retiene salario como medida de presión. 15/07/2015
Panamá libre y soberana.
Mesa de Diálogo por la Salud. 14/07/2015
¿Persecuciones e irrespeto en el MINSA? 14/07/2015
El socialismo es el presente y el futuro. ¿Y si no fue un gazapo? 14/07/2015
Por la construccion de un estado de democracia nacional.
¿Hay una razón para escribir? 14/07/2015
Todos por Panamá Nos solidarizamos con el profesor Arturo Adames. 13/07/2015
Detengan la represión contra el pueblo. ¿Así? ¡No! 13/07/2015
¿Por qué aún nos dominan? 13/07/2015
Paz para el mundo, No a la guerra.
Alianza Estratégica Nacional. 30/06/2015

Panamá: Isla mágica y tierra firme, istmo y continente, pasado y futuro, canal y puente.

Por: Ana Clavel. 29 de julio del 2015.

Foto de archivo.

En Panamá no todo es lo que parece. Como el sombrero “panamá” que, reconocen los propios, no es panameño sino ecuatoriano, ni tan indeformable como cuenta su fama. Eso sí, es elegante y fresco como ninguno. Tampoco es una ciudad pequeña: altos edificios súper modernos que confunden al viajero quien, apenas despertar en el piso 16 del hotel Torres de Alba y mirar por sus amplios ventanales, se pregunta si no se ha equivocado de sueño y acaba de despertar en Shanghai o en Miami. Y después cuando deambula por el Casco Viejo, se preguntará si el sueño continúa confundiéndolo pues no atinará a saber si se encuentra en La Habana, en Puerto Rico o en Veracruz.

Tampoco es un país pequeño por más que sus 75,517 km² (apenas nuestro estado de Zacatecas) tracen el espejismo de la angostura: de su grandeza da fe la accidentada historia del Canal, recuperado en 1999 al cumplirse por fin los tratados Torrijos-Carter. Un sueño interoceánico que los panameños han sabido enaltecer como un patrimonio histórico y económico sin precedentes que justifica el orgullo nacionalista: contra la opinión desconfiada, han hecho fructificar el legado y ahora se aprestan a la ampliación de ese puente de culturas y economías que enlaza el Canal de una manera exitosa y provechosa para el país.

Su moneda oficial honra la memoria del descubridor Núñez de Balboa, pero es difícil encontrarla porque lo que circula en todas partes es el dólar. Inclusive, resulta mucho más fácil pedir en cualquier restaurante una refrescante y deliciosa cerveza Balboa con la silueta del conquistador. De hecho, agradecí una luego de emprender, bajo el sol ardiente y con la guía del escritor Héctor Collado y la actriz Elizabeth Vargas, el recorrido por la calzada de Amador, llamada popularmente “Causeway”, que comunica la ciudad con cuatro islas del Pacífico.Esa deslumbrante franja asfáltica que separa el mar en dos, suele ser motivo de una broma que los lugareños le juegan a los viajeros desprevenidos al hacerles creer que desde ahí es posible contemplar los dos océanos.

Fui a Panamá como jurado del Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán, el escritor panameño más fundacional con su portentosa novela La isla mágica. Tras una deliberación breve con los escritores Carlos Fong y Rafael Ruiloba, decidimos dar el fallo a la novela Mojiganga del costarricense Carlos Cortés, sobre los últimos años de Graham Green, un autor inglés que trató al General Torrijos y que tampoco era del todo lo que parecía pues además de magnífico escritor fue también doble agente.

Poco antes de mi regreso, el embajador de México José Ignacio Piña me obsequió gentilmente esta anécdota: hace algunos años unas obras de remodelación de la ciudad obligaron a mover la estatua de José María Morelos, situada en el parque del mismo nombre. En un gesto de pertenencia los vecinos del lugar se molestaron: cómo iban a quitarles la estatua que daba nombre a su parque. Para entonces la efigie de nuestro prócer ya había sido removida y aunque terminó muy cerca del lugar anterior, su desplazamiento permitió encontrar una urna oculta bajo su pedestal.

Mi imaginación me llevó a considerar ahí resguardadas las reliquias de un santo apócrifo, las cenizas de los corazones de unos amantes, los huesos de una mano entre cuyas falanges se extendía una pluma de ave y un pergamino ajado… Pero no, el arca sólo guardaba el acta de donación ofrecida por el presidente Lázaro Cárdenas en 1940 de la efigie en bronce del Generalísimo Morelos al pueblo panameño. Por lo que tuve que reconocer que algunas cosas sí son lo que parecen y otras, como Panamá, son a la vez, isla mágica y tierra firme, istmo y continente, pasado y futuro, canal y puente.

Ana Clavel. La autora es narradora. Su libro “Las ninfas a veces sonríen” obtuvo el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska. 

(FOTO: ARCHIVO "EL UNIVERSAL" )

 

 

 

 

 

 

 

 


Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master