Idiomas:

Democracia nacional

Izquierda a Debate

1. Las consecuencias económicas del presidente.

2. Un balance de la gestión de Varela.


De Ítaca a Panamá. 23/02/2017
Paz para el mundo, No a la guerra.
CSS: al oido de unos y de todos. 23/02/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática.
Por qué estaría de acuerdo con la idea del muro de Trump. 23/02/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática. Las razones de Trump. 23/02/2017
Siguen las venas abiertas (canales) desagüando Matusagaratí. 23/02/2017
Comunicado Ligia Arreaga.
No es coja. 21/02/2017
Marta Matamoros, Una mujer a carta cabal. 18/02/2017
Foto de internetLa peste llamada Oderbrecht. 17/02/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática.
¡Así no!16/02/2017.
¿El general del descontento general? 16/02/2017
Panamá soberana
La crisis socio política que vivimos. 13/02/2017
Hasta la victoria siempre. La lucha contra la corrupción solo es una parte. 10/02/2017
Constituyente originaria, ¡Ya!. La economía panameña. 10/02/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática.
El terrorismo de Occidente. 10/02/2017
Tomado de La voz del Sandidismo
¿Arde el rancho? 10/02/2017
Hacia una patria realmente libre y democrática.
Contra la Corrupción. 04/02/2017
Nefastos poderes. 17/01/2017
El socialismo es el presente y el futuro. A los 53 años de los sucesos del 9 de enero de 1964. 09/01/2017

De Ítaca a Panamá.

Por: Juan Carlos Mas C. 23 de febrero del 2017.

Tomado de Internet.

Ulises a su retorno de Troya y buscando la ruta que lo llevare a su natal Ítaca y los brazos de Penélope encontró peligros y aventuras sin fin. Una de ellas fue el paso por el estrecho de Messina que separa a Sicilia de Calabria. La imaginación de los antiguos le adjudicaba a los promontorios rocosos de ambos lados el nombre de Escila y Caribdis, monstruos que atraían a los marinos hacia sus respectivas rocas y el naufragio consiguiente. Pero hete aquí que la atracción fatal la ejercían las sirenas ubicadas a ambos lados que poseían una dulce voz que con su atractivo canto impelía a los marineros a desviarse del centro y encallar finalmente.

Ulises había escuchado acerca del hermoso canto y estaba ansioso por escucharlo pero no quería naufragar, así pues taponó con cera los oídos de los marineros y él se hizo amarrar al mástil pera escucharlas pero inmovilizado para hacer efectiva la fatal atracción.

En la historia de nuestro istmo, primero hermanados con los grancolobianos y los granadinos conocimos de la fatal atracción de los cantos de sirena emitidos a través de la política y diplomacia de las grandes potencias. Oyendo el canto de sirena quisimos pasar entre Escila y Caribdis.

En 1835 cuando el gobierno de lo que quedaba de la Gran Colombia pensando en fomentar una vigorosa y soberana marina mercante adoptó un criterio arancelario favoreciendo a la mercancía que llegara a sus costas en barcos colombianos. Hasta ese momento Inglaterra había sido privilegiada transportando víveres y pertrechos a la Colombia en armas contra el imperio español. No era un gesto altruista, sino la pretensión de monopolizar el tráfico marino hacia las nuevas naciones. Aquella ley motivo que los barcos de una nación pretendidamente aliada como Inglaterra bombardearan al puerto de Cartagena para enseñarle a los colombianos y con ellos a los panameños quien dictaría las normas del tráfico marino.

Aquello motivó una reacción compensatoria en la Colombia de entonces: rápidamente buscaron a los Estados Unidos  y los invitaron a asociarse en paridad con Inglaterra en la protección del comercio marino y del paso por el Istmo de Panamá. Habíamos encontrado o creíamos que como Ulises teníamos un paso ente Escila y Caribdis, pero nunca taponamos con cera el oído de los panameños. Así que pronto los cantos de sirenas enloquecerían a los grupos gobernantes.

Después, cuando la mano se puso pesada en aquellos cincuenta años de cooperación con bandoleros de levita o de traje vaquero, Colombia y con ella los panameños, intentaron balancear nuevamente la relación introduciendo a los franceses en el negocio canalero. Los malos manejos y ¿quién lo duda? el sabotaje desde del ferrocarril hundieron aquel proyecto. Luego Inglaterra quedó neutralizada por las aventuras en el Lejano Oriente reprimiendo a los patriotas Bóxer y por la guerra contra los Boers en Sudáfrica. Quedó solo Estados Unidos en la cancha y entonces Panamá no discernía si la roca que impedía su desarrollo independiente se llamaba Escila o Caribdis, pero fue un peso abrumador.

Fue con Omar Torrijos cuando Panamá retomó la estrategia de balances y contrapesos y frente al mundo occidental controlado por los Estados Unidos se buscó el apoyo de los No Alineados y los países socialistas. Tal estrategia obtuvo su fruto con la devolución del canal. Como es de todos sabido la invasión tuvo como objetivo anular las potencialidades de que Panamá cimentará su independencia mediante una política propia y neutral

Hoy cuando el mundo ha dejado de ser unipolar y Estados Unidos entra al undécimo round de una pelea en Medio Oriente que los ha magullado y extenuado, reemerge Rusia como contrapeso y se asoma nuevamente el diseño posible de un paso digno, soberano y próspero navegando sin peligro entre Escila y Caribdis. Todo un reto para una diplomacia y política fundamentada en el conocimiento de la historia y de las luchas de nuestro pueblo, que busque la soberanía, la independencia real y la cooperación entre iguales, y blindada pot un orgullo nacional que le impida prosternarse ante procónsules arrogantes que pretenden regresarnos al pasado del protectorado que fuimos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master